Buscar

Todos en casa

Hace ya unos meses que estamos oyendo hablar de Coronavirus Covid-19. Sin embargo, ha sido en marzo cuando todas las alarmas gubernamentales han saltado a lo largo y ancho del mundo, para frenar una pandemia de contagios, hasta ahora nunca vista para muchas generaciones.

Nosotros hemos estado en India, gestionando los proyectos, desde noviembre de 2019 hasta el pasado 5 de marzo. Durante este tiempo, el clima en torno a esta enfermedad y su contagio ha sido muy apacible, tanto que dudábamos de que llegara hasta la remota y aislada área de Sundarban, donde se encuentra nuestra escuela.

En cuestión de días, todo este panorama ha dado un giro de 180º y, al igual que en el resto del mundo, los niños y niñas de Sundarban School han sido enviados a casa para un mínimo de 15 días. La seguridad y la protección son lo primero en todos y cada uno de los rincones del mundo.

Tanto en India como en España, la concienciación ha llegado cuando hemos visto que el virus no es ninguna broma, sino un problema tan serio como la situación que estamos viviendo actualmente. En una sociedad como la que vivimos, en la que los medios nos acribillan con información e historias diariamente y en la que ya no sabemos qué es real y qué es una exageración, ha emergido la Madre Tierra, para mostrarnos que hay algo más poderoso que nosotros mismos: una pandemia cuyo avance no podremos controlar, a no ser que tomemos conciencia clara y absoluta de la responsabilidad que cada uno de nosotros tenemos ante el Covid-19 y ante el mismo mundo.

Se nos presta la oportunidad de unirnos y sentirnos uno, de hacer piña en la concienciación, para que todos nos mantengamos a salvo —sobre todo, los más expuestos— y para que esa población en la franja de riesgo se conserve sana y salva.

En vez de ver nuestro confinamiento en casa como un suceso negativo, como una obligación o como un martirio, veámoslo como una oportunidad maravillosa, para llevar a cabo todo aquello que no podemos hacer diariamente por las prisas, por el trabajo y por esa constante presión de falta de tiempo. Disfrutemos de nuestro aislamiento en casa para relajarnos, para pasar más tiempo con el núcleo familiar, para recobrar el amor, que tantas veces se nos olvida y para unirnos como una sociedad MUNDIAL. Y así, juntos, hacer frente a esta enfermedad.

Todos somos UNO. Todos somos AMOR. Y en el AMOR solo puede haber luz.



92 vistas

Colaboran: Deligel-Sauclass-Alcupla-Bajofrio-Studiobielsa-Lush

Ayuntamientos colaboradores: Vinalesa-Puzol-Meliana

Contacto:

Número de registro de la asociación:

CV-01-045650-V

Número de identificación fiscal:

G-98181480